Alumnos
CARRERAS
SEDES
CURSOS
INSTITUCIONAL

La fruta uruguaya que va tras los pasos del asado, el mate y el dulce de leche

Guayabo del País: En un trabajo de investigación que demandó esfuerzos durante 20 años, se registraron tres variedades del fruto y las plantas ya están en manos de los viveristas

La celeste, el mate, Carlos Gardel, el dulce de leche, la murga, la rambla, el asado… la lista es extensa pero hay un puñado de profesionales que quieren añadir un alimento en esa lista de orgullos del uruguayo, una fruta nativa, el guayabo del país.

En el marco de un extenso esfuerzo de investigación y desarrollo que comenzó al cierre del siglo pasado, en 2018 se llegó a la primera meta, la inscripción en el Registro Nacional de Cultivares del Instituto Nacional de Semillas (Inase) de tres variedades del fruto. Pero el trabajo no concluyó, la nueva misión es avanzar en generar otras, entusiasmar a los viveristas (ya hay una docena vinculados) y, sobre todo, al consumidor.

¿Por qué la apuesta al guayabo del país? “Es el que más conoce la gente, el que está más disperso por el país y del que hay más materiales a nivel silvestre, cuando uno recorre los montes nativos es de la especie que hay más individuos, lo que nos permitió disponer de más material en las colecciones, pero sobre todo (se eligió) porque la gente lo conoce y le gusta mucho su sabor”, explicó a El Observador en tanto mostraba las plantaciones en la Estación Experimental Wilson Ferreira Aldunate, del INIA, en la zona de Las Brujas, en Canelones.