Alumnos
CARRERAS
SEDES
CURSOS
INSTITUCIONAL

Los foodies no son amantes del lujo ni del protocolo innecesario. ¿Cómo enamorarlo?

3 consejos para contentar al cliente foodie

¿Foodie? ¿y eso qué es? En pocas palabras: un cliente muy interesante para tu hotel. Y para poder realizar algún cambio pensando en este cliente tienes que empezar preguntándote ¿qué es un foodie?, ¿qué espera un foodie encontrar en el buffet de hotel? Si te parece, te ayudo con las respuestas.

Un foodie es un amateur de la gastronomía. Con ello quiero decir que no se dedica profesionalmente a realizar críticas, escribir libros, etc. Está interesado en conocer todo lo que rodea a la comida (historias, procedencia, personas, industria, etc.).

La diferencia con el gourmet de antaño es que, al contrario que éste –que necesitaba ver y tocar lujo para complementar la comida–, el foodie no busca ostentación.

Un foodie se sentirá muy feliz en una foodtruck saboreando una deliciosa hamburguesa de alguna carne especial y con algún complemento que le aporte sensaciones nuevas. El cliente foodie es un “buscador de experiencias gastronómicas”

Los foodies no son amantes del lujo ni del protocolo innecesario. Son sencillos aunque exigentes. El hecho de que el protocolo sea relajado no implica ‘mal servicio’, al contrario. Quieren sentirse acompañados en la búsqueda de nuevas propuestas gastronómicas, por lo que quien les atienda debe conocer para poder explicar.

También espera encontrar ‘platos fotografiables’. Están hiperconectados y para ellos es necesario poder archivar sus recuerdos y, sobre todo, compartirlos con sus amigos, sus contactos, en redes sociales, etc.

Busca y quiere encontrar lugares auténticos, con personalidad y no obligatoriamente subidos de precio. Pero, sobre todo, quiere participar en el juego. Es un apasionado de los cócteles, quesos, vinos y cualquier complemento que realce y de más valor a la comida.

Te sugiero que si quieres contentar al cliente foodie en el buffet de tu hotel pongas en marcha, entre otros, estos tres puntos:

  • La cocina dinámica (show cooking) debe ser el centro principal del servicio. No pienses en elaborar solo carne o pescado a la plancha. Cocina o elabora para el cliente postres, ensaladas o aperitivos. Todo lo que se te ocurra.
  • Excítalo con montajes diferentes. Dale excusas para fotografiar tus montajes, tu servicio. Incluso a ti cocinando.
  • Ofrece en tu servicio de buffet quesos, sales, especias, panes, etc. que realcen una comida. No te olvides, de ofrecerle algún cóctel en el servicio.

Y deja de lado prejuicios como “estos clientes son muy raros” o “para qué voy a cambiar mi manera de cocinar si siempre ha gustado” porque no te llevaran a ningún lugar que valga la pena.

Dale un giro y adáptate. No se trata de desterrar sino de adaptar. Esto va de la ley de Darwin “o te adaptas o desapareces”.

Este articulo puede ayudarte un poco a seguir otro camino, si es que de verdad lo quieres. Si no es así, siéntate y espera.

https://thegourmetjournal.com/a-fondo/como-enamorar-a-un-foodie-buffet-de-hotel/